Crítica “Tom y Jerry” (2021)

La película está lejos de mantener el humor que supo cosechar en los cortos míticos que se repitieron por televisión sin pausa. ¿Falló la dirección? ¿Falló el guión?

Por Santiago Alonso

Sin explicarle nada al espectador, la película arranca con Tom y Jerry dejando su espacio de confort habitual (una casa en la que se persiguieron toda la vida) para pasar a la gran ciudad. De hecho, muestran ese viaje en el trailer y no en el corte final que llegó a los cines y al streaming. Raro. Sigamos.

Jerry nunca fue un ratón malvado, pero si ventajero. Y en este caso arranca de una forma medio incómoda: Tom se pone a tocar un pianito en una plaza por monedas, todo para que Jerry se lo termine rompiendo irremediablemente quitándole el lugar para recibir monedas por bailar.

La acción nos lleva a una videollamada, la que hace recibe una chica muy mona llamada Kayla (Chloë Grace-Moretz). Le avisan que acaba de ser despedida de un trabajo menor. Sin embargo, se las arregla para entrar a trabajar a un lujoso hotel mintiendo con su currículum y lo logra. Su función será, entre otras, solucionar “el problema del ratón”; es decir, Jerry metiéndose de “prepo” y armando lío. Naturalmente Tom irá detrás de el. El objetivo: evitar que se arruine la “Boda del Siglo”, entre dos personas cuya importancia no termina de quedar del todo clara, ni les importa a los espectadores.

En el medio, situaciones poco graciosa, comedia mala y un argumento que se extiende por una hora y cuarenta, un tiempo irrisorio para un film al que le sobran 20 minutos. En el medio, musicales con estilo pop para gustarle a las “nuevas audiencias” que pueden conocer a los artistas, pero jamás vieron a Tom y Jerry, simplemente porque en las redes y en Cartoon Network pasan “Steven Universe”, por lo que no termina de quedar del todo claro para qué público hicieron esta película. Los padres se embolan en la sala y los chicos también.

La producción se enmarca en el estilo de mezcla de animación y actores como ocurrió en Space Jam, Looney Tunes: Back in action y muy pronto en Space Jam: A New Legacy, también de Warner. A diferencia de la película de los 90, al gato y al ratón no los hacen hablar. Sin embargo, el conflicto de Kayla y la boda no son interesantes, por lo que hacen ver a la producción anterior para cines como si fuera una obra de arte fundamental. Gags que no causan gracia, un guión pobre y una resolución a las patadas, son parte de este cóctel de Tim Story, director de “La Barbería” y “Los 4 Fantásticos y Silver Surfer”, entre otras.

Tom y Jerry 2021 es el resultado de un Hollywood que se quedó sin ideas. Son más efectivos los cortos de toda la vida. La escencia está allí y no en este film.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s